Regresar

¿Cómo caerle bien a la mascota de tu pareja?

190522.png

Encontrar al amor de tu vida puede ser, sin duda algo, muy estresante y difícil, sobre todo, cuando crees encontrarlo y este ya tiene su alma gemela de cuatro patas, mucho pelo y un lomito adorable para acariciar. Por ello, te comentamos como llevarte bien con la mascota de tu pareja cuanto antes y evitar los celos que pueden surgir de esta hacía a ti.

Primero que nada, y sin importar la raza de la mascota de tu pareja, hay que tener en cuenta que, a diferencia de los humanos, prefieren la rutina y las reglas fijas, por lo que si llega alguien a cambiárselas no importa si es el amor de tu vida, a tu mascota no le importará y se interpondrá a todo lo que desequilibre la vida perfecta que lleva hasta ahora contigo (o con tu pareja). Así que, hay que ir poco a poco, que se conozcan en lugares neutrales como un parque o a las afueras de su casa e intentar convivir con ella o él, esto puede tardar días, semanas, meses o años, así que ten paciencia.

¿Cómo reconocer que no te quiere?

Dependiendo de la especie, las mascotas pueden demostrar signos inequívocos de que no está cómoda con la persona extraña que ha llegado a su vida y a la de su dueño. Los perros, por ejemplo, podrían ladrar desde que llegas hasta que te vas, ser posesivos con tu pareja, agresivos o inclusive, destructivos con cosas de la casa.

Los gatos, por su parte, podrían volverse territoriales y orinar cualquier pared o superficie vertical de la casa, se distancian del dueño escondiéndose o evitando contacto visual, dejan de comer o hacen desastre con su plato de alimento y/o con su arenero, así mismo, se puede volver ruidoso y exigente, ya sea mientras tu amorcito esté cerca o no. A pesar de todas estas “rabietas”, no es imposible llegar a los corazoncitos de estos mininos o caninos, principalmente si haces lo que más les gusta o les llegas desde el estómago.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Haciendo que la mascota asocie acciones positivas con la persona en cuestión se puede llegar a una relación. En el caso de los perritos, los paseos, las caricias, los juegos y las recompensas alimenticias son una buena forma de ganarse su confianza y amor. En el caso de los “michis” asegúrate solamente de acariciarlo detrás de las orejas o en su cuello, por ningún motivo los abraces o juegues con su cola, ya que esto, lejos de atraerlo, solo hará que te odie (un poco más de lo que probablemente ya esté haciendo).

Quizá estos cambios no se produzcan de la noche a la mañana, pero tu pareja y tu deben de seguir insistiendo, recordando que ganarse la confianza de la mascota es tarea de ambos, no forzar las cosas y dejar que ese pequeño animalito se acerque por sí mismo, ¡la primera impresión es la que cuenta! Y donde se genera más tensión, así que obligarlo a hacer algo (o que lo deje de hacer) u obligarlo a convivir forzosamente con una persona o animal lo perturbaría demasiado. A pesar de que el dicho mencione lo contrario, los perros (o animales en general) viejos, sí pueden aprender cosas nuevas y reeducarse.

Con información de :

Mis Animales, 2017

SDP Noticias, 2015

El Mundo, 2014